Muerte – Paul Washer

Como un joven misionero yo viví muchos años en un lugar que estaba destruido por la guerra. En aquel momento, 23 mil personas murieron. Algunas veces para ir a buscar el correo, tenía que pasar sobre un cadáver.

La belleza del ser humano es destruida por la muerte. La esperanza de todos los hombres es destruida por la muerte. Mi familia fue herida por la muerte, mi hermano murió cuando yo tenía seis años; mi padre murió entre mis brazos en medio del campo, y hace pocos años, prediqué en el funeral de mi hermana.

Yo se mucho sobre la muerte, pero la muerte es demasiado fuerte como enemigo para vencer. No importa cuánto combatas con ella, no importa cuánto luches contra ella, no importa cuanto tiempo vivas en auto-negación de que no va a llamar a tu puerta. Debes saber que vendrá por ti, y no hay nada que puedas hacer respecto a eso.

Como dijo David: “Apenas hay un paso entre mi y la muerte” (1 Samuel 20:3). En tan sólo unos pocos años, algunos de ustedes estarán muertos. En 25 años muchos más de vosotros estaréis muertos. Y en 100 años, no solo todos nosotros estaremos muertos, sino que seremos olvidados, todos nuestros sueños se habrán roto, todo recuerdo de lo que nosotros hayamos hecho, será eliminado; y de todas las criaturas somos las más miserables, porque no es sólo que la muerte esté viniendo por nosotros, nosotros lo sabemos. Tú lo sabes, lo sabes.

Haces todo lo que puedes para alejar estos de tus pensamientos, pero va a venir por ti, puede que en esta noche. Viene por tus hijos y no hay nada que puedas hacer.

Pero existe uno que enfrentó a la muerte con la cabeza bien alta. Existe uno, un poderoso guerrero que entró en la fortaleza de la muerte y la derrotó en su propio terreno. Existe uno que ha vencido al mayor enemigo del hombre. Su nombre es Jesucristo, y el cargó los pecados del mundo, y el murió en un madero, y el pagó por todo lo que era causa de nuestra muerte; y al tercer día el Padre lo resucitó de entre los muertos, y al tercer día el Espíritu Santo lo resucitó de entre los muertos, y al tercer día Él mismo se levantó de la muerte. Y ahora el creyente más pequeño y débil puede mirar a la muerte a los ojos, y decir: “¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?” (1 Corintios 15:55).

Pecado ¿Donde está tu poder? Tú que has consumido naciones, nunca las volverás a consumir ¡Mira, el Evangelio son buenas noticias! ¡Fantásticas noticias! ¡Dios mismo te lo está gritando! ¿No decía el apóstol Pablo así mismo: “Estoy pidiendo a voces con vosotros, pero es como si Dios mismo estuviese pidiendo con vosotros a través de mí”?

¿Porqué vives una vida que no tiene significado? ¿Porqué vives una vida que literalmente se va a romper en pedazos? ¿Porqué te permites ser devorado por la muerte? ¿Porqué no vienes a Cristo? ¿Qué es lo que te detiene? ¿Qué es lo que tiene el control de tu mente y tu corazón? ¡Ven a Cristo! Dices que es demasiado bueno para ser verdad ¡Pero, es verdad! Dices: “¡Oh, soy un pecador demasiado grande!” ¿No eres más grande que Cristo, verdad? ¿Tú no puedes más que su gracia, no?

Ven a Él.

 

víaSeré Honesto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s