80 Mensajes y Prédicas de Yiye Avila para hermanos y amigos

Yiye AvilaQue el Señor derrame ricas y abundantes bendiciones en tu vida, a través de estos mensajes del siervo Yiye Ávila.

 

01 Yiye Avila – El propósito de Dios con su pueblo

02 Yiye Avila – Advertencias Solemnes

03 Yiye Avila – Amsterdan 2007

04 Yiye Avila – Armagedón

05 Yiye Avila – Astronautas de Dios

06 Yiye Avila – El Carcelero de Filipos

07 Yiye Avila – Cornelio

08 Yiye Avila – Cruzada Stgo Chile

09 Yiye Avila – Desenmascarando al diablo

10 Yiye Avila – Donde están los muertos

11 Yiye Avila – El Anticristo

12 Yiye Avila – El Infierno

13 Yiye Avila – El Misterio de los Ángeles

14 Yiye Avila – El Paralítico

15 Yiye Avila – David y Goliat

16 Yiye Avila – El Sacrificio de la Cruz

17 Yiye Avila – Israel

18 Yiye Avila – Jesucristo el Sanador

19 Yiye Avila – Jonás

20 Yiye Avila – La oración en el Espíritu

21 Yiye Avila – La Ciudad Eterna

22 Yiye Avila – La desobediencia de los reyes

23 Yiye Avila – La obra de Satanás

24 Yiye Avila – El cuerpo glorificado

25 Yiye Avila – La viuda de Naín

26 Yiye Avila – Las siete dispensaciones

27 Yiye Avila – Los cuatro jinetes del Apocalipsis

28 Yiye Avila – Los Mártires

29 Yiye Avila – Los Profetas de Israel

30 Yiye Avila – Los Juicios de Dios

31 Yiye Avila – Qué veremos en el Cielo

32 Yiye Avila – Dos Grandes Poderes

33 Yiye Avila – El bautismo del Espíritu Santo

34 Yiye Avila – El destino de América

35 Yiye Avila – El llamado

36 Yiye Avila – El Rapto

37 Yiye Avila – El Rapto (2)

38 Yiye Avila – Ezequiel 37

39 Yiye Avila – Guerra entre hermanos

40 Yiye Avila – La muerte

41 Yiye Avila – La Segunda Venida de Jesucristo

42 Yiye Avila – La Séptima Trompeta

43 Yiye Avila – La última oportunidad

44 Yiye Avila – La Iglesia Verdadera de Cristo

45 Yiye Avila – Las Diez Virgenes

46 Yiye Avila – Mensaje a la Iglesia de Éfeso

47 Yiye Avila – Mensaje a la Iglesia de Esmirna

48 Yiye Avila – Mensaje a la Iglesia de Pérgamo

49 Yiye Avila – Sangre Redentora

50 Yiye Avila – Sin santidad nadie verá al Señor

51 Yiye Avila – Una ves Salvo, Siempre Salvo

52 Yiye Avila – Visiones

53 Yiye Avila – Ananías y Safira

54 Yiye Avila – Ayuno y oración

55 Yiye Avila – El Alma

56 Yiye Avila – El Amor

57 Yiye Avila – El Ayuno

58 Yiye Ávila – El día de la resurrección de Cristo

59 Yiye Avila – El Milenio

60 Yiye Avila – El Número 7

61 Yiye Avila – El trigo y la paja

62 Yiye Avila – Elías y los baales

63 Yiye Avila – Jesús es Sanador

64 Yiye Avila – La bestia

65 Yiye Avila – La crucifixión de Jesús

66 Yiye Avila – La desobediencia

67 Yiye Avila – La muerte espiritual

68 Yiye Avila – La nave rusa y Dios

69 Yiye Avila – La resurrección del señor Jesucristo

70 Yiye Avila – La última noche de Jesús

71 Yiye Avila – Las 25 advertencias de Dios

72 Yiye Avila – Las dos Higueras (Israel y la Iglesia)

73 Yiye Avila – Lo que veremos en el cielo

74 Yiye Avila – Los Sellos y los Juicios

75 Yiye Avila – Mi Testimonio

76 Yiye Avila – Sanidad Divina

77 Yiye Avila – Terremoto

78 Yiye Avila – Tres maldiciones clavadas en la cruz

79 Yiye Avila – Volver a las sendas antiguas

Sonría, Jesús le ama  🙂

Para Pastores:

Vuelve a las Primeras Obras – 1ra. PARTE – CONFERENCIA PASTORAL

Vuelve a las Primeras Obras – 2da. PARTE – CONFERENCIA PASTORAL

Vuelve a las Primeras Obras – 3ra. PARTE – CONFERENCIA PASTORAL

Vive para la Eternidad – Paul Washer

Nadie ha sido capaz de soportar la predicación del evangelio; o se van a revelar contra el evangelio, o se convertirán. ¡Abandónate en Cristo! Confía en Él.

No estamos llamados para construir imperios. No estamos llamados para ser aceptados. Estamos llamados para glorificar a Dios.

Eternidad. El día que estés parado en aquel lugar glorioso, ante el Señor de la Gloria, y los reyes, los hombres más grandes de la tierra se dividan, se separen y sean llamados. Algunos echados al infierno eterno, y algunos invitados a la gloria eterna ¡Vive para la eternidad!

Estos atletas olímpicos, lo gloriosos que son, pero sólo por un momento. Comienzan el entrenamiento cuando tienen cuatro o cinco años de edad, no hacen nada más que entrenar hasta los veintidós años. Corren una carrera de nueve segundos por una medalla que cuelgan en la pared ¡Y eso es todo! ¿A caso no puedes dar los mismo tú para cosas eternas?

Hay alguien que es infinitamente glorioso y tú pasarás una eternidad de eternidades para intentar conocerlo y nunca vas a llegar ni siquiera cerca de un conocimiento mínimo de Él. Tantas cosas que quieres saber y hacer, y todos los libros para leer ¡Escoge un libro sobre Dios! La Biblia.

Porque es por esto que trabajamos y nos esforzamos, porque tenemos nuestra esperanza puesta en Dios. Esto no es ser mártir, ni un sacrificio en el que inútilmente entreguemos la vida para nada, solo para morir sin esperanza ¡No! Servimos a Dios y Dios nos honrará. Hemos puesto nuestra esperanza en esto, y esto nos da fuerza ¡Fuerza!

La vida es una sombra que pasa. Tengo 47 años y ayer tuve 21 ¿Donde quedó todo? ¡Es una sombra! Mientras tengas fuerza ¡Predica! Alabo a Dios que me permitió cuando era joven entregarme por completo, sirviendo en la Cordillera de los Andes, en las selvas del Perú, haciendo lo que ya no puedo hacer, pues me faltan fuerzas. Mientras seas joven y haya fuerza en ti ¡Trabaja con todas tus fuerzas!

Toma esos videojuegos estúpidos y pisotéalos. Tira el televisor por la ventana. Has sido creado para cosas más grandes que éstas ¡Quiero el poder de Dios en mi vida! Entonces algunas cosas tienen que desaparecer. Quiero conocerlo, entonces alguna separación tiene que ocurrir, lo que sea necesario. Tienes que, literalmente, estar delante del Señor ¡Cualquier cosa! ¡Lo que sea necesario!

 

vía: Seré Honesto

Agonía, un mensaje de Leonard Ravenhill

Nunca hemos visto la muerte atroz de un hombre en la cruz. En cuanto un hombre era clavado en la cruz, perdía todos sus derechos. Es decir, si llegaras a ser clavado en la cruz vas a perder todos los derechos tuyos también. Pablo dice: “De aquí en adelante nadie me cause molestias; porque yo traigo en mi cuerpo las marcas del Señor Jesús.” (Gálatas 6:17) “No tengo voluntad propia, no tengo derechos propios”.

Hay un antiguo himno basado en ese mismo tema: “Que mis manos lleven a cabo su mandato, que mis pies corran en sus caminos, que mis ojos sólo vean a Jesús, que mis labios publiquen su alabanza” ¡Todo para Jesús! Todos los poderes de mi ser redimido, todos mis pensamientos y palabras y quehaceres, todos mis días y horas.

Este hombre no es un predicador profesional, la predicación no es una profesión !Es una pasión! Si un hombre no puede predicar con pasión ¡No debería predicar en absoluto! No hay indicio de profesionalismo en ningún lugar en el ministerio de Pablo, y gracias a Dios que tampoco hay sombra de comercialismo tampoco.

Pablo no tenía miedo ¿Sabes que hizo? Por Dios, deseo que algunos de tus amigos lo hiciesen ¿Sabes que hizo una vez? Dijo “doblo mis rodillas al Padre”, y porque el dobló sus rodillas al Padre, el nunca las dobló a nadie más, ni a demonios, políticos o reyes. El se paró allá, regio, “traigo en mi cuerpo las marcas del Señor Jesús”.

En Estados Unidos ahora mismo, tenemos, y me atrevo a decirlo, pero delante de Dios, creo que tenemos centenas de miles de casetes cristianos; y tenemos millones de libros cristianos, y centenares de escuelas bíblicas, y tenemos cientos (al pasar de los años), centenares de seminarios. Tenemos personas que memorizan las escrituras, y tenemos como 5 mil estaciones de radio que cada día entregan alguna porción de las escrituras; y aún con todo esto para alimentarse ¡Querido Dios, dónde estamos con todas esas cosas para alimentarse! 95% de nosotros somos espiritualmente lisiados, niños espirituales, bebés espirituales, niños. Llenos de auto compasión, interés personal, auto búsqueda, egocentrismo, yo primero.

Algunas personas aman a Dios porque Él da, tenemos este horrible asunto de la prosperidad. Pablo es muy claro ¿No es así? ¿No dice así cuando escribe a Timoteo que “toman la piedad como fuente de ganancia”? (1 Timoteo 6:5). Una de las elecciones de Dios para sus santos significa: “no tengas otra camisa para cambiarte”. Pedro dijo en su tiempo que “por avaricia harán mercadería de vosotros” (2 Pedro 2:3). Eso no podría ser más cierto que en los días en que vivimos.

Alguien le dijo a un amigo mío recientemente: “Deberíamos estar haciendo algún edificio para Dios”. Y el dijo, escucha déjame darte un consejo: “No construyas nada que te avergüence en unos pocos años”. Eso sí es un buen punto. Veo el dinero de Dios en edificios majestuosos, piscinas, canchas de tenis ¡Y quiero vomitar! Con un mundo hambriento, con el campo misionero necesitando dinero.

Pablo nunca hizo del Evangelio algo atractivo; es un Evangelio muy sangriento, un Evangelio ensangrentado, un Evangelio sacrificial. Creo que la ética principal del cristianismo es sacrificio, no éxito, sacrificio. La cosa más preciosa con la que jamás tratemos es el alma humana. Hay un solo camino al cielo !Hay millones de caminos que llevan al infierno! ¿Qué se hace para ir al infierno? Nada. No hagas nada. Eso nomas. No necesitas mostrar desprecio hacia Dios, no tienes que blasfemar el nombre de Jesús, no tienes que adulterar ¡Sólo sigue deslizándote! El mayor pecado del mundo no es el adulterio, el mayor pecado en el mundo es: “Yo puedo manejar mi vida sin Dios”, Ese es el mayor pecado.

Dices a veces: “Me pregunto porqué Dios no me da una carga” ¿Sabes porqué? Porque Él no puede confiar en ti, es por eso. No eres lo suficientemente fuerte para llevar la carga.

Mucho de lo que escuchas esta mañana, no necesitas más luz. Esto solamente lo hará peor para ti en el juicio. Lo que necesitas es más obediencia. Algunos de ustedes han sabido por años lo que deberían hacer y lo evitan ¿Te acuerdas de esas hermosas palabras que Jesús dijo a sus discípulos? “Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar” (Juan 16:12). Digo con reverencia: “Oh Poderoso Dios, no me digas eso en el asiento del juicio, no me dejes pararme frente a John Wesley, Finney y todos los grandes santos de las eras”. Y digas: “Ravenhill, tenía tantas cosas que decirte, pero estabas tan preocupado con esto, que no pude llegar hasta ti; y si hubiera podido, no eras lo suficientemente maduro para manejarlo”.

Cinco minutos dentro de la Eternidad. Creo que cada uno de nosotros habrá deseado que nos hubiésemos sacrificado más, orado más, amado más, sudado más, apenado más ¡Llorado más!

El 95% de los cristianos de la nación son débiles, Dios no puede confiarles visiones, Él no puede confiarles un peso. No puedes confiarle a un niño joyas, no puedes confiarles algo para lo que se requiere coraje, ellos son demasiado tímidos. No puedes confiar en darles una carga ¡les aplastaría!

Cinco minutos dentro de la Eternidad. Creo que cada uno de nosotros habrá deseado que nos hubiésemos sacrificado más, orado más, amado más, sudado más, apenado más ¡Llorado más!

Porqué no llega el avivamiento – Leonard Ravenhill

 

¿Donde está el Dios de Elías?

A la pregunta: ¿Dónde está el Dios de Elías? Respondemos: Pues ¡donde ha estado siempre: en su trono! Pero ¿dónde están los Elías de Dios?

Sabemos que Elías era un hombre «de pasiones semejantes a las nuestras», pero, ¡ay! nosotros no somos hombres de oración como él. Hoy Dios parece olvidar a los hombres de oración; no porque somos demasiado ignorantes, sino porque somos demasiado autosuficientes. ¡Hermanos, nuestras capacidades son nuestros impedimentos y nuestros talentos piedras de tropiezo!

Elías salió de la oscuridad al escenario del Antiguo Testamento como un hombre maduro. La reina Jezabel aquella hija del infierno, había destruido a los profetas de Dios reemplazándoles por sacerdotes de divinidades falsas. Oscuridad espiritual cubría la tierra. El pueblo estaba ciego y bebía la iniquidad como agua. Cada día se levantaban nuevos templos paganos, donde se practicaban crueles ritos en los que perecían inocentes víctimas humanas de niños y doncellas.

Todo esto ocurría en un pueblo que llamaban a Abraham su padre, y cuyos antepasados habían clamado a Dios en sus tribulaciones y habían sido librados de todas sus angustias. El Señor de gloria parecía ausente y la sal había perdido su sabor. El oro se había convertido en escoria. Sin embargo, de su profunda apostasía Dios levantó a un hombre ―no un comité, ni una secta, ni un ángel sino un HOMBRE―, y un hombre de pasiones semejante a las nuestras. Dios llamó a un hombre, no a predicar, sino «a estar en el portillo». Como Abraham en antiguos tiempos, así ahora Elías «estuvo ante el Señor». Por esto el Espíritu Santo pudo escribir su biografía en dos palabras: «Elías oró» Nadie puede hacer nada más importante para Dios y para los hombres. Si la Iglesia tuviera hoy tantos ardientes intercesores como tiene consejeros diligentes, veríamos el despertamiento universal antes de un año.

Tales hombres de oración son siempre benefactores nacionales. Elías era uno de éstos. Oyó una voz, vio una visión, experimentó un poder, se enfrentó con un enemigo y, contando con Dios como aliado, obtuvo una gran victoria.

Las lágrimas que derramó, las angustias que sufrió y los gemidos que profirió están escritos en el Libro de las Crónicas de Dios. Por fin, Elías emergió con la infalibilidad de un profeta. Conoció la mente de Dios. Por tanto, un solo hombre conquistó una nación y alteró el curso de la Naturaleza. Este, «desecho de los hombres», se mantuvo firme e inconmovible como los montes de Galaad cuando cerró los cielos con su palabra. Por la llave de la fe, que se adapta a todos los cerrojos, Elías cerró los cielos, se puso la llave en el bolsillo y Acab tembló. Aunque es maravilloso cuando Dios se apodera de un hombre, es todavía más admirable cuando un hombre se apodera de Dios. Que un hombre de Dios «gima en el espíritu», y Dios clamará: «Dejadme hacer.» Nosotros quisiéramos las proezas de Elías, pero no sus destierros.

Hermanos, si hacemos la obra de Dios, a la manera de Dios, en el tiempo de Dios y con el poder de Dios, tendremos la bendición de Dios y las maldiciones del diablo. Cuando Dios abre las ventanas del cielo para bendecirnos, el diablo abre las puertas del infierno para atacarnos. La sonrisa de Dios significa el ceño del diablo. Los simples predicadores no pueden ayudar ni dañar a nadie; pero los profetas conmueven a todo el mundo y hacen desesperar a algunos. El predicador suele ir con la multitud, el profeta va en contra. Un hombre pobre, pero ardiente y lleno de Dios, será tildado de mal patriota porque habla contra los pecados de su nación; de severo, porque su lengua él una espada de dos filos; de desequilibrado, porque el peso de la opinión está en su contra. El predicador será ensalzado, el profeta abucheado.

¡Ah, hermanos predicadores! Amamos a los santos de la antigüedad, mártires y reformadores. Veneramos a nuestros Luteros, Bunyans, Wesleys, Asburys, etc. Escribimos sus biografías, reverenciamos su memoria, redactamos respetuosos epitafios, les construimos monumentos Lo hacemos todo menos imitarles. Veneramos como reliquia hasta la última gota de su sangre; pero nos guardamos de derramar una gota de la sangre nuestra.

Juan el Bautista pudo mantenerse seis meses en prisión; pero él y Elías no podrían permanecer seis semanas en la calle de una ciudad moderna. Los encerrarían en manicomio por reprender el pecado y no silenciar su mensaje. Sigue leyendo

16 excelentes mensajes evangelísticos de Yiye Ávila

El Evangelista Internacional Yiye Ávila

Aquí están unos audios de mensajes y predicas de Yiye Ávila para que los descargues directamente a tu computadora, o lo puedas escuchar en tu dispositivo. Que sean de mucha bendición para tu vida:

 

Dos grandes poderes

 

El Destino de América

 

El bautismo del Espíritu Santo

 

El rapto

 

El llamado

 

Ezequiel 37

 

Guerra entre hermanos

 

La muerte

 

La última oportunidad

 

La segunda venida de Jesucristo

 

La séptima trompeta

 

El anticristo

 

Las diez vírgenes

 

Sin santidad nadie verá al Señor

 

Sangre redentora

 

¿Dónde están los muertos?